Nutrición en el paciente oncológico

La alimentación juega un papel importante en el tratamiento del cáncer, ya que una dieta saludable puede ayudar a fortalecer el sistema inmunológico, proporcionar energía para combatir la enfermedad y mejorar la calidad de vida de los pacientes. Sin embargo, es fundamental tener en cuenta que la alimentación por sí sola no puede curar el cáncer, sino que debe ser parte de un enfoque integral que incluya tratamiento médico y cuidados personalizados.

Mantener un peso saludable: es importante que los pacientes mantengan un peso corporal saludable durante el tratamiento. La pérdida de peso no deseada puede debilitar aún más al cuerpo y afectar negativamente la respuesta al tratamiento.

Consumir una dieta equilibrada: incluir una variedad de alimentos en la dieta, como frutas, verduras, granos enteros, proteínas magras y grasas saludables. Esto proporcionará los nutrientes esenciales necesarios para mantener la fuerza y ​​la vitalidad.

Aumentar la ingesta de proteínas: la proteína es esencial para reparar tejidos y fortalecer el sistema inmunológico. Las fuentes de proteínas magras incluyen aves, pescado, productos lácteos bajos en grasa, legumbres y nueces.

Controlar la ingesta de calorías: en algunos casos, el tratamiento del cáncer puede afectar el apetito, por lo que es importante consumir alimentos ricos en nutrientes incluso si la cantidad total de alimentos es menor.

Evitar la deshidratación: mantenerse bien hidratado es crucial durante el tratamiento del cáncer. Beber suficientes líquidos puede ayudar a prevenir la deshidratación, especialmente si hay efectos secundarios como vómitos o diarrea.

Gestionar los efectos secundarios: algunos tratamientos contra el cáncer pueden causar efectos secundarios que afectan la alimentación, como náuseas, pérdida del gusto o dificultades para tragar. En estos casos, es importante adaptar la dieta para satisfacer las necesidades individuales y hablar con el equipo médico para obtener orientación.

Limitar el consumo de alcohol y tabaco: el alcohol y el tabaco pueden interferir con el tratamiento y aumentar el riesgo de complicaciones. Es aconsejable limitar o evitar su consumo durante el tratamiento del cáncer.

Con estos protocolos, buscamos mejorar la calidad de vida del paciente durante el tratamiento y su recuperación, ¡vamos a verlo!

 

Hola, . Lo sentimos, no puedes visualizar este contenido de la plataforma Experty ya que para acceder a ello debes tener una suscripción. Si no eres Experty puedes suscribirte desde 20€/mes. Revisa las preguntas frecuentes y las condiciones de contratación si tienes cualquier duda.

Si tienes cualquier duda con el uso de esta herramienta, te espero en la red social para comentarla contigo y con las demás compañeras.

Y, por supuesto, si te gustaría aportar o proponer alguna de tus inquietudes específicas con este tipo de paciente y cliente, no dudes en hacerlo. Recuerda que puedes cortar la herramienta con este tutorial que te dejamos.

Contacta con soporte para cualquier problema técnico.